Resumen

La industrialización es algo que está presente en todos los procesos productivos, pero paradójicamente no lo está en el sector de la construcción. Desde hace más de 200 años, se ha intentado implantar sin demasiado éxito. Pero es ahora, en la primera década del siglo XXI, cuando parecen darse los condicionantes apropiados para llevar a cabo iniciativas en este sentido. Repasamos de manera sesgada distintos tipos de industrialización para acabar exponiendo todos los beneficios a nivel técnico, medioambiental y social que puede aportar esta forma de construir.